Junio 23, 2024

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Con el silencio de muchos se fabrica el castigo de todos

Por José Lirio Jiménez

Vamos haber, lo que viene ocurriendo en España desde hace tiempo, pero agudizado actualmente, no es para reírse, más bien para llorar, la tragedia que vivimos de falta de moral, de respeto, falta de ideas, la falta de líder, de trabajo y sentido común.

La falta de entendimiento, la falta educativa, y la falta de consensos, nos lleva al desastre económico y social. Y lo que es peor aun cuando  cada cual va a lo suyo olvidándose del interés nacional, y arrinconando y tratando de eliminar del mapa político al partido mas votado por ser de centro derecha. Esto no es para reírse, sino para llorar.

Aré un poquito de historia, España durante siglos permaneció entregada a hombres, que unas veces por ignorancia, otras por maldad y otras por la falta de valor cívico y patriótico iban arruinándola al tiempo que la convertían en risa del resto del mundo.

Nuestros antepasados amaban a España y mientras menos les gustaba mucho mayor era el cariño, porque soñaban con lo que esta patria tan noble y agradecida podría ser, antes, y ahora. En la actualidad encontrar al gran señor que la pueda dirigir sin complejos algunos el estado español dándole a cada cual lo que le pertenezca en ley, y poniendo a cada cual en su lugar correspondiente, es, en estos tiempos un imposible realizar.

Un gran señor que por poner un ejemplo podría ser algo así como el “Cid Campeador” ahora un imposible. Este valiente un héroe que soñaba fuerte y poderoso porque le dolía España y la miseria en que Vivian nuestros pueblos en aquellos tiempos, algo así, como casi lo que nos está pasando actualmente, pero invertido sin que a nadie le duela España, da la impresión que el odio acumulado, da por razonamiento que una mitad odie a la otra mitad, y todo por no conocer su historia real, y la otra mitad con su silencio se mantenga al margen del peligro que acumula este odio, en pleno siglo XXI, esto debería ser inamisible, cuando los odiadores en su inmensa mayoría no conocieron los años 30, pero tampoco conocen su historia real, y si la conocen es la falseada.

Diré algo así, sobre el odio permanente que poseemos muchos de los españoles, odios de familias, de amigos, de nuestros símbolos, de nuestra patria, y de otras muchas  cosas. El odio es un sentimiento de profunda antipatía, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa, o fenómeno así como el deseo de evitar, limitar o destruir a su objetivo objetivo no conseguido por la perdida de una guerra, que jamás debería haberse producido, pero las cosas son así, y a esto hay que ponerle el remedio, porque en toda reyerta, siempre hay un perdedor, y un vencedor.

Lo que está ocurriendo es muy parecido a una rebelión, que en la mayoría de los casos es una manifestación de rechazo a la autoridad y que en algunas regiones de España se viene cumpliendo este rechazo a la autoridad desde hace décadas, ya sea gubernativa o de justicia.

Esto varía desde la desobediencia civil hasta un intento organizado y armado de destruir la autoridad establecida, y el país.

El conflicto del odio es un proceso de interacción social que se da en un contexto determinado, y en España todavía no se olvido lo ocurrido por partes de muchas personas, lo ocurrido en los años 30. Cosa que debemos olvidar y dejar para la historia, como lo hicieron los americanos en su guerra de sucesión civil, el vencido respetando al ganador, y el ganador respetando al vencido. Esto se llama democracia integrada y respeto entre todos.

Pero esto solo lo da, una buena educación de calidad y de respeto, integrada dentro de todo el país, educación que no tenemos. Y no con una educación diferenciada por regiones.   

Este modelo de sociedad escogido, hecho por la misma sociedad, nos lleva a la exageración y a los cambios de valores. Se tiene demasiado prisa por reformarlo todo a la ligera cambiando la forma de vida aunque sea pasando por encima de los demás, la causa del deseo  de quitar de enmedio a quienes no piensan igual es tormentoso. Y con el silencio de muchos, se fabrica el castigo de todos. Ayudado por esta generación de políticos sean del partido que sean, políticos que en su mayoría no trabajo nunca muchos de ellos niños de papa y sin talla política alguna, y lo que es peor sin idea de la realidad de la historia de España.

El odio nos ciega sobre todo en la población política, el odio acumulado es tal que ya tiene poco remedio, ya que durante cuatro décadas se vino enseñando en algunas regiones a los niños, el odio a todo lo que huela a español, consentido por los diferentes gobiernos. Da la impresión que algunas regiones de España son de otras Galaxias,  odiando por no pensar igual.

Han conseguido que vuelva el odio entre hermanos amigos, es una manera de dividir y destrozar España. España desde siglos atrás los mediocres han tratado de destruirla y nunca lo consiguieron. Espero y deseo que ahora en pleno siglo XXI, no lo consigan tampoco. Aunque la otra mitad este en silencio.

Valora este artículo
(0 votos)
Comparte en tus redes sociales
© 2019 RTV Sol Los Barrios