Octubre 18, 2021

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Digamos que la habilidad es un oficio, y es mejor que toda una fortuna heredada

Por José Lirio Jiménez

Nos han acostumbrado, a ser mejores que nadie, pero sin trabajar ni sacrificio, y casi todos quieren estudios pero si regalan notas mejor, sin vocación en gran mayoría, y casi todos quieren carreras, y casi nadie quiere un oficio

Un oficio te ampara, y si eres bueno no te falta el trabajo, no todos valen para universidad, pero como el estudio con suspensos es valido pues nada, estudiar para  sacar las notas como sea sin hincar el codo, y como me premian por esa estupidez de la vida moderna, que no nos lleva a ninguna parte.

Tan solo nos lleva a vivir la vida con botellones, alegre, y sin sacrificios ni responsabilidades. (Y esta sin razón, ya lo estamos pagando). Y así vamos. No se fomenta la lectura, y casi nadie lee un libro. (Leer un libro, o cien, no te dan títulos, pero si conocimientos).

 El principal problema de España, en este siglo XXI es probablemente el demográfico. Pero también están los problemas, de la divisa común, o de la deuda gigantesca que tenemos, son grandes problemas, que pocos estiman, o lo piensan, es grave.

El  demográfico es sin duda el más importante. De modo que a la vuelta no más de cien años, habrá muy pocos españoles si continuamos así.

Y como queremos vivir egoístamente, y cómo nadie quiere compromisos, ni hijos, ni responsabilidades, sencillamente porque no puede mantenerlos. La historia estremece a cualquiera con sentido de la responsabilidad, y que ame a España, para ser español de corazón, ya sea catalán, vasco, gallego, andaluz, extremeño, o forofo de cualquiera de las dos España, en grave riesgo de desmoronarse poco, a poco, en este siglo XXI, por falta de niños, por culpa de las políticas ejercidas, y en contra del buen hacer de todos.

De continuar así en poco menos de un siglo, no quedaran españoles, salvo que los políticos dejen de vivir egoístamente, para que el pueblo, deje de ser egoísta también, ya que hay que predicar con los ejemplos. (Si el cabeza de familia no da ejemplo, difícilmente lo darán los hijos).

No hace falta una bola de cristal, ya que lo que está a la vista, no necesita gafas. En España se augura un panorama de empobrecimiento no solo económico, sino también efectivo en una sociedad en la que cada vez menos gente tiene y tendrá hijos, tíos, hermanos, primos, sobrinos etc.

Todo por obra y gracia de nuestra decadencia demográfica. Ésta es una de las razones por las que el euro pueda entrar en apuros, o por el problema de la deuda soberana, porque tenemos una población que envejece rápidamente y los políticos hicieron grandes promesas a toda la gente mayor, y ahora no hay dinero para mantener a la tercera edad, en vez de fomentar la natalidad, con ayudas. Sacan la ley de eutanasia, para eliminar gastos de farmacia, y pensiones. O sea, en vez de reparar el problema, lo agravan.

Esto tan sólo es un intento de describir en términos comprensibles para el común de los lectores la triste realidad demográfica, por la falta de ayudas, a las familias desde hace décadas. Y si a esto le añadimos las consecuencias de nuestra infertilidad colectiva, por aquello de pasar de todo, y del dicho, al hecho.

Con paso de todo, y con lo que me queda en este convento me cago dentro. Cuando esto venga a ocurrir, yo ya no estaré, por lo tanto me da igual, y así pensamos muchos, egoístamente, sin pensar lo que dejas atrás, como nietos, tíos, hijos, amigos. Y lo peor una nación destrozada, sin nativos.  (Reflexionemos, por el bien de todos, no dejemos que explote la caldera).

Valora este artículo
(0 votos)
Comparte en tus redes sociales
© 2019 RTV Sol Los Barrios